Inicio
Perfil
Profile
Libros
Investigación
Trabajos en Español
Trabajos en Ingles
Vínculos
Contacto
 
 

 

 

XVI CONGRESO LATINOAMERICANO DE ESTRATEGIA

 

Seminario pre-SLADE Nº 12

 

LA TRAMPA DE LA REINGENIERÍA:

 

CAMBIAR EL PROCESO – CAMBIAR EL SISTEMA – CAMBIAR LA MENTE

 

Por: Enrique G. Herrscher, Argentina

 

 

MATERIAL “DISPARADOR” PARA LA DISCUSIÓN

 

  1. Es una lástima que muchas empresas hayan utilizado el término “reingeniería” para disfrazar un mero achicamiento del personal. Disminuir el “manpower” a veces es necesario, siempre es doloroso por el costo social que implica, pero no es el “rediseño de procesos” a que nos referimos aquí.
  2. El concepto de diseño como “hacer algo con un propósito”, como “la construcción de sistemas para solucionar problemas interconectados”, como una suerte de “viaje” dinámico y contextualizado, como expresión de la libertad, está en la esencia del enfoque sistémico.
  3. Las herramientas de la Dinámica de Sistemas resultan útiles a la hora de rastrear tanto causas como efectos y definir flujos y stocks, cuando queremos diseñar un sistema.
  4. El diseño de procesos –o el rediseño cuando no es por primera vez – es muy importante, pero no es suficiente. En el caso de los sistemas sociales, debemos privilegiar el rediseño de todo el sistema: atender al hecho de que el cambio de un elemento afecta a los demás y al conjunto.
  5. Es fácil caer en la trampa del “óptimo local”, cuando las partes de un sistema luchan por maximizar sus resultados propios en lugar de los del conjunto. Recordar que la perfomance de un sistema no es la suma de las perfomances de las partes sino el resultado de su interacción.
  6. Nada se resuelve rediseñando “en el papel”. En el caso de los sistemas sociales, los procesos  “incluyen gente”: su realización requiere al menos en parte la acción humana.
  7. Todo cambio de proceso requiere que las personas involucradas comprendan el qué y el por qué del cambio, y tengan con respecto a tal cambio la capacidad y la voluntad de participar.
  8. El éxito de todo cambio depende fundamentalmente de dos factores:  por un lado los elementos objetivos del cambio, “lo que se quiere hacer”, y por el otro la “aceptación”, la reacción positiva de los involucrados, para superar las inevitables resistencias. Es la clásica fórmula “Q x A” popularizada por la firma General Electric.
  9. Si el elemento humano es tan importante, lo primero que debemos cambiar es a nosotros mismos. No se trata solamente de que somos parte del sistema observado y que al observar la realidad la estamos cambiando. Se trata de que cada uno de nosotros, nuestro sector, nuestro territorio, en una palabra: nuestro sistema, es siempre subsistema de un sistema mayor. ¡Es la tierra la que se mueve alrededor del sol y no al revés!
  10. De ahí surge la verdadera reingeniería: la de nosotros como individuos, con sentido de responsabilidad, de solidaridad, de ética. Sin esos valores los cambios tendrán pies de barro.

 


En síntesis, trataremos de lograr en este seminario:

 

a)      desbrozar el término REINGENIERÍA de las connotaciones extrañas a su esencia

b)      clarificar el sentido que tiene en la sistémica el concepto de DISEÑO

c)      explorar el alcance y características del diseño o rediseño de PROCESOS

d)      alertar sobre los peligros de fijar como objetivo el ÓPTIMO LOCAL

e)      estudiar como pasar del diseño de un proceso al diseño del SISTEMA

f)        destacar la necesidad de reformular nuestro MODO DE PENSAR si queremos que nuestros diseños y rediseños sean efectivos.

 


Powered by FerozoSiteWeb hosting de Dattatec