Inicio
Perfil
Profile
Libros
Investigación
Trabajos en Español
Trabajos en Ingles
Vínculos
Contacto
 
 

PEQUEÑAS ORGANIZACIONES. GRANDES ORGANIZADORES

COMPLEJIDAD INSTITUCIONAL E INDIVIDUAL

 

Introducción II: Los cinco aspectos principales

 

 

1. Finalidad de la investigación

 

 

El análisis que pretendemos hacer  es sobre los pequeños propietarios de empresas de negocios de bienes o de servicios. En primera instancia, nos referimos a  empresarios pequeños o microempresarios con menos de cinco personas a su cargo, con una pequeña base comercial sólida en cuanto a que encuentran una posibilidad de aumentar sus ventas. Dado su tamaño, no necesariamente están estructuralmente o legalmente totalmente constituidos.

 

En una  segunda instancia, extendemos el estudio a la típica empresa PyME (de pequeña a mediana), con hasta cincuenta personas. Tal límite puede variar al realizar comparaciones entre distintos países. Asimismo, como se verá más abajo, no consideramos la cantidad de personas como único factor determinante: estilo de gestión, cultura y complejidad juegan un papel  tanto o más significativo.

 

Integrando ambas instancias, hablaremos en esta investigación de “empresas pequeñas” en su sentido más amplio, como  aquellas que “no son grandes”. Vale decir, comprendiendo tanto los microemprendimientos de la primera instancia como las empresas medianas de la segunda. Entendemos por “instancia” no solamente etapas de la investigación, sino  también la particular orientación de distintos investigadores que intervengan en la misma, según características de la zona en la que  realicen su investigación de campo.

 

Una pequeña empresa, de menor complejidad en su conjunto, pero de gran complejidad individual, será aquella en la que el propietario ejerce personalmente la dirección, conoce e interactúa diariamente con todos sus miembros, y carece de mandos intermedios, salvo ocasionalmente.            Cuando surgen los mandos intermedios, comienzan los procesos de delegación, y con ellos la disminución de la intervención personal. Se trata de un proceso de transformación en el cual el pequeño propietario o empresario percibe su necesidad de crecer y para ello necesita de nuevos comportamientos y herramientas de gestión.

 

El pequeño empresario tiene que hacer cosas que nunca hizo y se encuentra con una empresa distinta, no solo en el momento inicial sino también a cada momento, producto de esa transformación. ( es un poco la comprensión, observando el fenómeno a pequeña escala, de que en distintas etapas del crecimiento de las empresas se necesitan distintas maneras de administrarlas).

 

 

2. Tamaño

 

 

En el estudio de la gestión y del crecimiento de los pequeños negocios y sus dirigentes, el tamaño adquiere cierta relevancia. En esto nos hemos encontrado con un interesante trabajo desarrollado por Geoffrey B. West y su grupo de estudio, en el que se propone que el tamaño de los organismos está relacionado con la eficiencia en la utilización de los recursos necesarios para mantener su metabolismo activo, y por ende su existencia.

 

Avanzando desde la biología, West et al se atreven a proyectar sus descubrimientos al análisis y posterior proyección de comportamiento, sobre las organizaciones sociales, incluyendo desde empresas, comunidades hasta ciudades. Este planteo, relacionando tamaño y eficiencia, está en línea con otros trabajos, que han tratado de validar esas hipótesis, aunque sin utilizar la base biológica.

 

Si bien las razones que motivan este tipo de estudio son válidas, y hasta necesarias para conocer un poco más sobre las organizaciones sociales en las que nos desempeñamos y vivimos, creemos que predecir un comportamiento futuro de ellas es prácticamente imposible. Ello sin contar con las demás variables que influyen, además del tamaño.

 

Antes de proponernos establecer alguna analogía, o críticas a la misma, entre seres vivos y organizaciones sociales, resulta conveniente describir algunos atributos fundamentales que estos objetos de estudio poseen. El medio condiciona las estructuras, los procesos y los patrones de organización tanto de los seres vivos como de las empresas y demás entes creados por el hombre, comprendiendo tanto el ambiente físico como el aspecto social. Los seres vivos comparten patrones de comportamiento y organización entre sí, pero quedan claramente diferenciadas una especie de otra y – en menor medida – de una variedad a otra. Con las empresas sucede algo similar.

 

Por lo tanto solo son aplicables parcialmente las teorías de una a otra, con una simple adecuación al tamaño. Proponemos que las empresas grandes, medianas o pequeñas sean tratadas y estudiadas como variedades diferentes de la misma especie, o bien como distintas especies, según el grado de “cambio” que ha tenido lugar.

 

En ese sentido, debemos distinguir la empresa que “es” pequeña de la que “está” pequeña. En un caso se trata de un estado temporario dentro de un proceso de crecimiento, y en el otro de una característica permanente (sin desmedro de la dinámica propia del mundo de los negocios) surgida por voluntad de los dueños, por limitación de recursos o – lo más frecuente – por particularidades del producto, del mercado o de la tecnología. Confundir estas dos sub-variedades es como confundir niños con enanos.

 

 

3. Complejidad

 

 

Paralelamente, en una línea que a veces (pero no siempre) se confunde con el tamaño, observamos otro “continuum” que va desde lo más simple a lo más complejo. En principio, nos encontramos entonces con una matriz de cuatro campos: empresas (a) grandes y complejas; (b) grandes pero simples; (c) pequeñas pero complejas; (d) pequeñas y simples. Las de los extremos, (a) y (d), son los casos más usuales, pero lo que más nos interesa en esta investigación  es el tránsito de (d) hacia (c) o (b) antes de llegar a (a), lo cual no siempre sucede. O sea que esos estadios intermedios de transformación, (b) y (c), son también merecedores de estudio.

 

Por el lado de la complejidad también podemos distinguir dos sub-variedades. Por una parte, se trata de complejidad generada por el medio: podríamos decir “importada” del contexto, sin que pueda hacerse mucho al respecto, salvo adaptarse lo más posible (en el sentido de “atenuar la variedad” de StaffordBeer). Por otra parte está la complejidad inducida por la propia empresa (más precisamente: por sus directivos), vale decir, la complejidad “autogenerada”, conciente o (casi siempre) inconcientemente.

Tal distinción  se vincula estrechamente con la que se  anticipó en un trabajo introductoria a la presente investigación: el distingo entre la complejidad “de la empresa” y la “del empresario”. Lógicamente vemos otra vez un paralelismo (pero de ningún modo absoluto) entre complejidad “contextual o interna” y complejidad “organizacional o personal”.

 

 

4. Cambio

 

 

El enfoque principal de la investigación apunta precisamente al caso de la empresa que “está” pequeña y enfrenta un proceso que – tal como expresó el título de otro de los trabajos preliminares – puede ser “de crecimiento o de cambio”. En otras palabras, estudiaremos, como dos casos posibles,  si en su nuevo estadio será “una empresa pequeña agrandada” o bien “una empresa distinta, grande” a la que, de pequeña, no le queda nada.

 

Como es obvio, este distingo tiene más que ver con aspectos culturales y de estilo de conducción  que de una cuestión de estricto tamaño. Podríamos decir que una cosa es que el “crecimiento” se reduzca a “engordar los gastos”, y otra a que se hable no de crecimiento sino de desarrollo (o sea de crecimiento armónico), donde la empresa conserva la “delgadez” (la empresa “lean”) y la típica sinergia de lo pequeño.

 

Este tema empalma con este otro: ¿Quiénes son, en la empresa pequeña, los “impulsores del cambio” y quienes son los “impulsores de resultados? ¿Coinciden en el tiempo? ¿Quienes bloquean los cambios? ¿De qué depende que primen unos u otros? ¿Conviene intervenir de afuera? ¿Cuáles son las condiciones para un cambio sustentable?

 

El proceso de cambio en sí puede adquirir diversas modalidades. ¿Pueden equipararse a los cuatro “modelos estilizados de crecimiento de empresas” de J. Forrester (1964)? ¿Puede haber otras “curvas típicas” en el caso de empresas pequeñas? ¿Cómo aparece la velocidad del cambio? ¿Se tratará de procesos mayormente graduales o mayormente “de golpe”? ¿Cómo influye ello en el éxito o fracaso?

 

 

5. Preguntas

 

 

En los cuatro apartados que anteceden se plantearon afirmaciones que deberán ser verificadas experimentalmente. Además, las líneas divisorias en las diversas clasificaciones son muy tenues y hay muchos casos de solapamiento, combinación y ambigüedad. Vale decir que lo que buscamos es un modelo explicativo, sabiendo que la realidad es mucho más multifacético.

 

 

Concretamente, en esta investigación trataremos de determinar:

 

 

 

a)                       ¿En qué medida el atributo tamaño “arrastra” al atributo complejidad?

b)                      ¿En qué medida el atributo complejidad “arrastra”  al atributo tamaño?

c)                       ¿En qué medida influyen en ello las 4 sub-variedades de tamaño?

d)                      ¿En qué medida influyen en ello las 4 sub-variedades de complejidad?

e)                    ¿En qué medida se distingue la empresa “que creció” de la empresa “que           cambió”?

f)                        ¿Como influye esto en su estilo de conducción y modalidad de gestión?

g)                       Quizás lo más importante: ¿es deseable que todas las empresas pequeñas crezcan? ¿Hasta donde? ¿Queremos un mundo solo de grandes empresas?

h)                       ¿De qué manera son afectadas estas consideraciones por el enfoque sistémico?

i)                         ¿De qué manera pueden afectar estas consideraciones sobre los aspectos económicos, sociales, culturales, ecológicos y políticos de la región considerada?

 

 

Diciembre 2008

 

 

Enrique G. Herrscher

enriqueherrscher@fibertel.com.ar

Ricardo M. Barrera

rbarrera@rbya.com.ar

Ricardo A. Frías

megazero@infovia.com.ar

y demás miembros del CESDES

Centro Patagónico de Estrategias Sistémicas para el Desarrollo

Facultad de Ciencias Económicas

Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco

República Argentina

 


Powered by FerozoSiteWeb hosting de Dattatec