Inicio
Perfil
Profile
Libros
Investigación
Trabajos en Español
Trabajos en Ingles
Vínculos
Contacto
 
 

COMPLEJIDAD

 

Por Enrique G. Herrscher

 

 

Soy uno de los vagos a que se refiere aquello de “no participan de modo continuo en la discusión”, pero también de los que no lo son por vagancia, ni por lo contrario (exceso de tareas, que por  cierto lo hay) sino por aquello que decía Hermann Hesse: "las palabras no son buenas para expresar el secreto sentido de las cosas".

 

Frente a los excelentes temas que traen los "no vagos" (llamémoslos "los escribas") a mi  se me  apelotonan las ideas, quiero expresar todo de golpe pero no se puede, todo tiene que ver con todo, hay poesía que es todo música, hay música que describe cuadros, hay cuadros que son política (¡Goya!), hay música que es política (de la buena: Baremboin), hay política que es estrategia de locos, pero estrategia al fin (Sarmiento, Frondizi), hay política de probidad (Illia), hay política que huele mal (casi toda la restante, de uno y otro lado), hay empresas de laburantes en serio (no hay que mirar muy lejos), hay empresas que donan escuelas mientras envenenan gente con sus aguas, sus humos, sus sustancias químicas, hay  economistas comprometidos con lo social (los  de la Sociedad de Socio-Economía - SASE), hay economistas cuyas teorías esconden intereses podridos, hay ONGs que suplen con esfuerzo falencias de los gobiernos, hay ONGs que solo atienden su propio juego, el fin en sí mismo, a veces harto peligroso, hay científicos que salvan vidas, hay científicos que perfeccionan la guerra y la muerte, hay gente buena, gente ingenua bien intencionada (quizás soy uno de ellos), gente a veces buena a veces mala, gente mala con codicia, rencor u odio sin límite, hay interpretaciones de la realidad basadas en la casualidad, en la estupidez humana, en la confabulación diabólica o en una mezcla de las tres, etc. etc. Todo enrevesado, contagiándose una cosa con la otra, realimentándose mutuamente.

 

¿Como puede uno tener una opinión sobre todo ese lío? ¿O buscamos la complejidad como excusa para no hacer nada? ¿O debemos contentarnos por tratar de arreglar las cosas chicas, las que están a nuestro alcance? ¿O debemos arremeter con  tutti, sin pensar en las consecuencias, como Don Quijote, como Juana de Arco, como nuestro revolucionario de cabecera?

 

Mi respuesta: TODO ESO. Pero no lo puedo expresar tan bien como lo hacen algunos de ustedes. Y si me equivoco (como tantas veces), digamos que es por el "golpe de calor".

 


Powered by FerozoSiteWeb hosting de Dattatec